El Soldado y la Muerte

Basado en un cuento ruso. Un Soldado regresa después de 20 años de guerra con nada más que tres galletas en su bolsa y un chelin que ya se lo había gastado. En el camino se encuentra con un mendigo que tocaba una tonada con su violín. El Soldado lo halaga diciéndole que es una bella melodía, el mendigo le dice "¿no vale una moneda?", pero el Soldado le dice que no tiene nada, pero le puede dar panecillo. El mendigo acepta y como agradecimiento, le dice que él, merece un mejor silbido. Y algo extraño ocurre, el Soldado tiene una extraordinaria habilidad para silbar.

Continuando su camino, el Soldado encuentra a un segundo mendigo que tocaba su tambor, el soldado silbo y disfrutó de la música del mendigo, y como agradecimiento, le dio su segundo Panecillo. Tras esto, ambos se divirtieron haciendo música, el mendigo con su tambor y el soldado con su silbido y su ahora elegante baile.

el soldado y la muerte el narrador de cuentos

Más adelante, encuentra a un tercer mendigo que al verlo, tenia un gran habilidad con las cartas, dominándolas y haciendo trucos muy elocuentes, el Soldado queda admirado y lo halaga. El mendigo le pregunta si "Vale un Chelín", pero le dice que no tiene nada, y al verse con el ultimo panecillo, decidió darle la mitad de este, pero se sintió mal de darle menos que a los demás mendigos, así que dio la mitad que le pertenecía al mendigo. Este, le agradeció dándole sus Naipes, diciéndole que siempre les dará suerte, y por último un saco feo, pero mágico que si llama algo a él diciéndole "Entra en el saco", a lo que sea, entrará en él.

Continuando su camino, el Soldado encuentra una laguna, con hermosos gansos y cisnes donde decide probar su Saco, y al ordenar a los Gansos entrar en el, de inmediato estos cumplen su orden. Pasada la noche, llega a un pueblo buscando un lugar donde comer y dormir. Al entrar en una taberna, hace un trato con el dueño, que le dice dar los gansos si uno de ellos lo cocina para el, y le da un lecho donde dormir. Al amanecer, el Soldado, pregunta al dueño de la taberna sobre el Castillo que ve desde su ventana. El dueño le dice que ese lugar esta invadido por demonios que hacen sus maldades durante las noches. El Soldado, decide salvar ese reino y más adelante, burlará a la misma muerte.


Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)